16 nov. 2008

Quedéme y olvidéme




"Quedéme y olvidéme el rostro recliné sobre el Amado cesó todo y dejéme, dejando mi cuidado entre las azucenas olvidado."

San Juan de la Cruz, Noche Oscura, canción 8


En nuestro caminar, en ocasiones, debemos de fijar los ojos "al cielo" mirar a Aquel que ya ha ascendido al Padre. Y tambien, en ocasiones, debemos de "dejar nuestro cuidado" entre las azucenas olvidado.

Dejar y no sentirse atrapada por nada, dejar verbo con resonancias de desapego, libertad.....
La poesía de San Juan de la Cruz nos recuerda que en la noche y después de la noche debemos dejar que sea el Señor el que se ocupe de nuestras cosas......

La posición ante los hechos sólo la puede tomar Dios sabedor de todo lo recondito de nuestro corazón. Dice el Evangelio: "No juzgueis y no sereís juzgados".


1 comentario:

  1. acabo de escuchar en radio maria USA este poema por primera vez y me he venido a buscarlo al google. ¡Cuánto me he preocupado en mi vida! y todavía me preocupo, he tenido hasta pánico. ¡Qué imagen más tierna y amorosa la del rostro reclinado sobre el Amado! ¡Qué gran bendición la fe heredada de mis padres!
    Gracias Inés
    Alberto, como el de Jerusalén

    ResponderEliminar